viernes, 20 de enero de 2012

LOS MAYAS TENÍAN RAZÓN

Sí, los mayas tenían razón y el 21 de diciembre de 2012 será el fin del mundo.

Ahora que nos acercamos rápidamente a la fatídica fecha,  muchas preguntas están surgiendo acerca del futuro que nos espera como humanidad y cómo se desenvolverán los acontecimientos.  En los años 60 el cine presentaba un futuro plateado, sin enfermedades, con máquinas voladoras y ciudades limpias y perfectas. Al paso del tiempo ese futuro se fue oscureciendo y para que esta pulcra felicidad fuera posible para una afortunada parte de la sociedad, había una cantidad de gente suprimida, oprimida, explotada y escondida a los ojos de la gente linda, que hacían todo el trabajo sin molestar a nadie. (Como los Morloks de Wells o los ejércitos de obreros subterráneos de Metrópolis). El tercer paso fue la visión de un futuro donde toda la sociedad vivía en un gran basurero y se había vuelto inexorablemente a la barbarie y la lucha por la supervivencia del más fuerte. Sin distinción de clases sociales todas las personas eran igualmente miserables.

Para este año 2012 mucha gente espera el fin del mundo, y tienen razón.

El próximo 23 de enero con el año nuevo chino, comienza el Año del Dragón y en este caso (y después de 60 años) será nuevamente Dragón de agua. Los adivinos futurólogos dicen que será un año de tragedias y desastres. Auguran diluvios, terremotos, tsunamis, hambrunas y pérdida de señal en el móvil; en fin... el fin del mundo.

No es la primera vez que pasan cosas así. Tiempo atrás los continentes se unieron y se separaron, el planeta se congeló un par de veces, los dinosaurios se extinguieron, las cucarachas no y la cosa sigue adelante.

El mundo se acaba y tenemos la oportunidad de crear uno nuevo. Estamos saturados de información que nos confirma que venimos haciendo las cosas mal. Muy mal. Nos estamos cargando el planeta y a nosotros con él. No faltará mucho para que lleguemos a la sobrepoblación de Blade Runner o la lucha por la supervivencia de Mad Max (siempre y cuando no nos inundemos como Waterworld.

De los 12 animales que conforman el horóscopo chino, el dragón es el único que es un animal de fantasía. Nace en nuestra imaginación y vive en nuestros actos. El año del dragón de agua nos trae definitivamente un año lleno de nuevas experiencias y esas experiencias del dragón de agua implican actuar con sabiduría y aprender a adaptarse al cambio.

Como dice mi amigo Brandoni "Yo soy un optimista impenitente" y veo en este fin del mundo una nueva oportunidad. Así que vivamos este año como el último de una era que termina y preparémonos para un nuevo mundo donde sepamos hacer mejor las cosas.