jueves, 1 de marzo de 2012

LA MAYORÍA DE LOS EMPRESARIOS DICEN: "SI YO TAMBIÉN HAGO VIDEO COMO TODOS ¿POR QUÉ NO OBTENGO LOS RESULTADOS QUE QUIERO?"

SI esta es la pregunta que se hacen muchos empresarios y emprendedores: "Si estamos en la era del video, todo el mundo hace videos, yo hago videos; entonces: ¿Por qué con este video que he realizado no logro alcanzar el objetivo deseado?"

Hasta la década de los 80 cuando un empresario decidía dar a conocer su marca por medio de un comercial o su empresa a través de un corto corporativo, debía dirigirse a una gran productora. Allí los costosos y complejos equipos estaban en manos de unos pocos afortunados que sabían qué hacer con ellos.

El dique se rompió a fines de los 90 cuando las cámaras portátiles de video hogareño se pusieron al alcance de mucha gente y hoy en día cualquier ordenador tiene instalado un software de edición de video.

Esta democratización de las posibilidades hizo que una generación de jóvenes que nunca hubieran soñado con dedicarse al audiovisual, lo tuvieran casi repentinamente al alcance de la mano; pero también generó todo un mundo de realizadores, productores y editores intuitivos pero faltos de conocimientos entrenamiento profesional.

Hoy se puede grabar un video con un teléfono móvil e inmediatamente colgarlo en la red.
Estamos muy lejos de aquellos estándares de calidad de las grandes televisoras que prohibían que las imágenes que no cumplían con ciertos requisitos técnicos fueran emitidas al aire y muy cerca de poder ver casi cualquier cosa. En la red se puede encontrar un excelente documental realizado con profesionalismo al lado del video de un perro defecando y seguramente el perro tendrá muchísimas más visitas.

Esto ha producido que la frontera entre un trabajo profesional y el video casual de un aficionado sea cada vez más lábil. Todos tenemos un sobrino, ahijado o conocido que tiene una cámara y realiza videos, ¿por qué no pedirle a él que me haga un comercial o el video corporativo de mi empresa? Además y especialmente en estas épocas de crisis, "seguro que saldrá mucho más barato que si voy a una productora..."
Claro que se puede, solo hay que tener claras algunas cosas para que el resultado sea lo que nosotros queremos y no una fatalidad del destino.

En estos días los empresarios o nuevos emprendedores son los nuevos Productores Ejecutivos que, forzados por las exigencias del mercado se ven obligados a puentear primero a las agencias de publicidad y ahora a las productoras para ir directamente a la contratación de servivio de realización. Los que llevamos muchos años en esto sabemos la cantidad de cosas que hay que tener en cuenta a la hora de encargar un trabajo: cómo pensarlo, cómo elegir a la persona idónea para que lo realice, qué preguntas hacerle a un realizador o a una productora antes de onfirmar un trabajo y saber diferenciar a un aficionado falto de experiencia de un profesional.

Además, pareciera que con poner cualquier cosa delante de la cámara, ya sean imágenes con música o una persona hablando, se hacumplido con el objetivo de realizar un video. Pero la mayoría de las veces, además de una realización pobre y poco atractiva, nos encontramos con una gran ausencia: LA HISTORIA. Sin una historia que contar no se produce ninguna emoción y sin emoción no se llega as las personas; que, en definitiva, es el objetifo final. Por eso, si no tenemos nada que contar, lo mejor es no contar nada. Y si tenemos algo que contar, mejor llamar a quien sabe hacerlo.


5 comentarios:

Anónimo dijo...

Cierto. Muy buen artículo! Lo voy a citar, seguro será muy útil en próximas oportunidades...
Saludos desde Buenos Aires! :-)

Carolina Graña

Anónimo dijo...

Tiene toda la razón, o siempre existe algun "profesional" encubierto que ni si quisiera se asemeja a uno que lo es y sale diciendo te cobro tanto... que seria casi una cuarta parte de lo que saldria un trabajo. Realmente esto desprestigia nuestra profesión porque se nos perjudica a la vista del público en general, saludos desde Sgo. del Estero - Argentina

Anónimo dijo...

Buen comentario.
Amando Crespo.

escuela de arte para maestros dijo...

Muy bueno, estoy de acuerdo y agregaría que la realización audiovisual es un complejo trabajo tanto relacionado con el lenguaje como con la factura del mismo, demasiado a la vez..., muchos tienen un pincel en casa pero no por eso trabajan de pintores.
Nadia saretis

Tato dijo...

That is SO true!