sábado, 31 de diciembre de 2011

Guille Mealla: ALAS PARA UN ÁNGEL

Guille Mealla: ALAS PARA UN ÁNGEL: D esde que tengo memoria, cada vez que se acerca la época navideña, por televisión dan todo el tiempo películas que recuerdan o hablan de...

ALAS PARA UN ÁNGEL


Desde que tengo memoria, cada vez que se acerca la época navideña, por televisión dan todo el tiempo películas que recuerdan o hablan del espíritu de las Navidades.  Variaciones sobre Dickens, el Nuevo Testamento y algunos pocos argumentos originales.  Dentro de todas ellas –que se repetían año a año- hay una a la que yo nunca me canso de ver, y aún hoy sigo viéndola con la misma ingenuidad y alegría que cuando era niño:  es una película dirigida por Frank Capra donde un más que bueno y honesto James Stewart no encuentra salida a sus problemas  monetarios y piensa en poner fin a sus días en la tierra.  El cielo preocupado, manda a Clarence, un ángel de segunda categoría a ayudar al pobre humano, con el fin de que, a su regreso al paraiso, pueda ganarse sus alas.  Por supuesto que así lo hace y sobre el final de la película suenan unas campanillas que (de acuerdo con los códigos del film) es la señal de que en el cielo un ángel ha ganado sus alas.
Tengo muy presente la sensación anímica que de niño y aún hoy de adulto, me producía ver esta película.  Me hacía recuperar la confianza y la fe en el ser humano, en la bondad y en la recompensa por las buenas acciones.  Pero también me surgía una pregunta que aún hoy sigue resonando: ¿Porqué este sentimiento de bondad y conexión con el cielo, tan fuerte en la época navideña, al paso de los días y los meses se va diluyendo hasta desaparecer? ¿Por qué no se puede mantener esta conexión todo el año y hacerla crecer para que, en la nueva Navidad sea aún más fuerte que en la anterior y no haya que comenzar otra vez de cero?Leyendo uno de los libros de Georg Külewind me llegó la respuesta:  

"Toda fiesta es el descenso temporal de cielo a la tierra,
y las fiestas anuales son variaciones de este tema.
En Navidad predomina, en particular, el tema de la preparación humana
para que el encuentro del arriba con el abajo pueda verificarse.
Lo de arriba está siempre presente, dispuesto, los dioses dan siempre;
el que llegue a la tierra depende del otro lado,
de la disposición receptiva humana”

En épocas anteriores la humanidad no estaba separada del cielo y la conexión era permanente.  Hoy día el ser humano sufre esta separación.  Las fiestas son como islas dentro de la vida cotidiana, momentos en que lo divino y lo humano se juntan, las dualidades se reconcilian, aparece la verdadera paz y la herida de estar separados desaparece momentáneamente.  El mundo vuelve a ser luminoso, ordenado y bello.  Una vez más  dioses y seres humanos se sientan en la mesa común... “como antaño, antes de la separación”
Hoy nos es dado vivir en una época materialista, concreta y consumista.  Donde los cuentos de hadas son para niños y la Navidad se ha transformado en un intercambio de regalos de compromiso.  Hoy ya no nos es natural aquella unión con en Cielo y los seres humanos debemos trabajarla de manera conciente para que se produzca.
Este año se nos presenta una nueva oportunidad.  Recuperemos el espíritu navideño que teníamos naturalmente desde la inocencia infantil, pero con la conciencia adulta.  Tengamos el firme propósito de que la unión del arriba con el abajo se mantenga por más tiempo y la paz se consolide con firmeza y estabilidad.  Trabajemos aquí en la tierra ayudando a nuestro prójimo, ayudándonos a nosotros mismo y haciendo que suenen campanas, para saber que en el cielo, un ángel ha ganado sus alas. 

¡Feliz Navidad un escelente año 2012!

jueves, 22 de diciembre de 2011

UN AÑO QUE TERMINA, UN AÑO QUE COMIENZA

Ya llegan las fiestas y se acerca el fin de año.
Es inevitable para cualquier homo sapiens que se precie hacer un análisis del año que pasó. 
Eso es bueno en cuanto podemos evaluar nuestros éxitos y nuestros fracasos, ver qué salió de acuerdo con nuestras expectativas y qué es lo que no llegó a ser lo que nosotros queríamos.
El problema es cuando, por un año que no fue lo que deseábamos, esperamos un futuro que siga con esa línea. Pensamos (y nos convencemos) que el año siguiente será peor que este que hemos pasado y por lo general, como somos personas obedientes, nos hacemos caso y el resultado del siguiente año nos lo confirma.

Yo particularmente tuve un año 2011signado por la enfermedad de personas queridas, algunas de las cuales salieron adelante y otras fueron llamadas a volver al mundo espiritual.
Quiero recordar a LUIS IANONE y a ALICIA UNCETABARRENECHEA "ALITXU", que nos han dejado y vayan para ellos mis mejores recuerdos en estas fiestas, las primeras su compañía. Y a ellos les aseguro que el año que viene será mucho mejor que este 2011 que se nos termina.

lunes, 17 de octubre de 2011

CRISIS SIN RESPUESTAS


Estamos viviendo tiempos difíciles. Todos hablan de la crisis, muchos la viven seriamente y otros la padecen en silencio. En estos tiempos que corren la información es instantánea y a veces eso está muy lejos de ser una bendición.
Años atrás pudimos ver como se estrellaba un avión contra las torres gemelas de Manhattan en el mismo instante en que sucedía el hecho  y a partir de ese momento, todo se vio en vivo-directo; pudimos seguir paso a paso todo lo que sucedía en el momento exacto. Y así vimos desde España caer a los dos colosos en el mismo momento en que ocurría en New York.
Algunos años antes la gente se enteraba de las noticias a los pocos días o al día siguiente de que habían sucedido, cuando se podían leer en el periódico. En el mejor de los casos algo que había ocurrido por la mañana, podíamos verlo en el telediario de la noche.  Hoy día todo lo sabemos en el momento en que está ocurriendo: La televisión en el bar, la radio en al automóvil o un SMS en nuestro móvil nos acercan la información inmediatamente. Lo peor de todo es que parece que sin esa información instantánea, nuestra vida carece de sentido.
Un coche bomba en Oriente, la búsqueda de una niña perdida en Estados Unidos, el rescate de unos mineros en Chile o la caída de la bolsa de Tokio.
Para mi abuela la “caída de la bolsa” solo significaba que debería agacharse a recogerla y no tenía ningún otro significado. Yo mismo no sé muy bien que significa esa caída en valores absoluto. De lo que sí estoy seguro, es que mucha gente como yo, que no entiende de economía, igual se preocupa y teme por su estabilidad. El que se compró un coche, el que está pagando una hipoteca o el pequeño ahorrista que puso su dinero a plazo fijo está preocupado por la crisis aunque no sepa qué es. Los medios nos atosigan con informaciones que no podemos digerir pero que nos causan indigestión.
Sería una broma fácil llamarlos “miedos de comunicación” en lugar de “medios” pero lo que sí es una certeza es que lo más peligroso en este momento de crisis es el miedo mismo a la crisis, porque eso no lo podemos controlar.
De todas formas hay gente que se detiene a pensar en esto y es capáz de ensayar algunas respuestas. Por eso desde estapágina os recomiendo el videoblog www.respuestsaunacrisis.com

martes, 1 de febrero de 2011

QUÉ HACEMOS POR EL FUTURO DE L@S NIÑ@S II - ¿qué hacemos con el presente de los padres?




“Nuestro mayor empeño como educadores
ha de ser el de desarrollar seres humanos libres,
capaces –por propia iniciativa- de impartir
sentido y dirección a sus vidas”
                                                 Rudolf Steiner



Hace poco tiempo atrás, los niños se criaban y recibían su educación informal en dos ambientes muy distintos aunque complementarios: el grupo familiar y el grupo de amigos. En el primero, se aprende a fortalecer la voluntad a través de acciones cotidianas como ayudar a amasar, pelar patatas o lavar la vajilla. Lo que para una persona adulta es una tarea sin mayor trascendencia, para un niño es un desafío a sus propias capacidades. En el ámbito del grupo de amigos se desarrollan las competencias sociales: realizar acuerdos, aceptar las reglas de juego, etc.
Como los grupos estaban formados por niños de edades heterogéneas y distintas procedencias, todos aprendían de los mayores y enseñaban a los más pequeños.
En estos tiempos donde ambos de la pareja deben trabajar, las abuelas y abuelos no tienen tiempo de ocuparse de los nietos y las familias se ven solo por las noches, esta forma de aprender se ha perdido. Lo mismo ocurre con el grupo social… Los niños están casi siempre con compañeros de su misma edad en todas las actividades que realizan y “pierden” la oportunidad de interactuar con niños de diferentes edades.
Atendiendo a estas carencias, es que hemos decidido comenzar, en marzo, dos talleres independientes pero complementarios en el centro de Madrid.





GRUPO DE JUEGO Y TRABAJO
Para niños y niñas de 6 a 9 años


En este “grupo de juego y trabajo” que desarrollamos en “La casa del Ángel”, Intentamos recuperar ese dinamismo social como motor para el aprendizaje rico en experiencia e interacciones significativas.
Con este grupo de niños y niñas vamos a trabajar:
- El ritmo
- El equilibrio
- El desarrollo manual
- El desarrollo perceptivo
- La imaginación.

Todo eso lo haremos de forma lúdica a través de:
- Juegos rítmicos, canciones, teatrillos y cuentos.
- Actividades plásticas: pintura, dibujo y modelado en arcilla
- Cocina: elaboración de recetas fáciles
- Actividades prácticas psicomotrices:
     Tejido en telar
     Costura
     Fabricación de Velas

Edad: 6 a 9 años
Día: Sábado
Horario: de 11 a 13 hs
Lugar: La Casa del ángel – c/Béjar, 13 (Madrid)
Precio: 100 € (incluye materiales)
Matrícula y reserva: 35 €
Informes y contacto: 91 713 0359







ESCUELA PARA PADRES
Con hijos de 0 a 45 años


OBJETIVO:
El principal objetivo de esta Escuela es que los padres y madres comprendan el mundo de los niños adentrándose en un proceso de formación y reflexión. Obtener seguridad en las elecciones y decisiones sobre la educación y crianza de sus hijos a través  del conocimiento de sus procesos de desarrollo y crecimiento y obtener las herramientas de comunicación necesarias.

REQUISITOS:
Edad mínima de 21 años.
Interés por el conocimiento del mundo de los niños y jóvenes.
Disponibilidad para asistir a la mayoría de los encuentros.
Compromiso económico.

Este Taller es teórico práctico

Durante los encuentros trabajaremos:
- Los septenios en la biografía humana
- Etapas evolutivas del ser humano
- El desarrollo manual
- El desarrollo intelectual
- La imaginación, la fantasía y el juego simbólico.
- La infancia, la juventud, la edad adulta.
- La puesta de límites / derechos, obligaciones y consecuencias.

Trabajaremos prácticamente aprendiendo:
- Juegos rítmicos, canciones, teatrillos y cuentos.
- Elaboración de juguetes de madera
- Modelado en arcilla
- Pintura

Día: Lunes
Lugar: La Casa del ángel – c/Béjar, 13 (Madrid)
Horario: de 19 a 21 hs.
Precio: 100 € mensuales (incluye materiales)
Matrícula y reserva: 35 €
Contacto e inscripción: 91 713 03 59

miércoles, 19 de enero de 2011

Guille Mealla: TELEVISIÓN Y CARPINTERÍA

Guille Mealla: TELEVISIÓN Y CARPINTERÍA: "Estas fiestas pasadas estuve haciendo carpintería. No sé porqué no lo hago más seguido con lo que me gusta! Tuve la suerte de la ..."

TELEVISIÓN Y CARPINTERÍA

Estas fiestas pasadas estuve haciendo carpintería. No sé porqué no lo hago más seguido con lo que me gusta! 

Tuve la suerte de la Escuela de Aravaca me encargaran que les hiciera los marcos de unos cuadros enormes que habían pintado los niños y niñas de la quinta clase sobre el cuento "El hombre que plantaba árboles".
Estuve varios días midiendo, aserrando, pasando el cepillo, lijando, atornillando... Respirando el olor a la madera, sintiendo ese tacto tán particular de su superficie a medida que uno la va lijando.
El resultado fueron estos cuatro marcos que ahora están colgados en el comedor de la escuela. No es la primera vez que hago trabajos de carpintería. Ya hice en Santiago de Compostela todos los muebles para una escuela inicial (cocinitas, muebles, mesas, bancos, etc.) Aquí en Madrid, junto con un grupo de padres hice 20 pupitres para la escuela. En estos años hice los muebles de mi cocina, los del salón y varios del dormitorio.
En fin... que me gusta. Para mi, hacer campintería es como entrar en un estado meditativo.
Yo que casi siempre ando rodeado de cámaras, luces, trípodes, ordenadores, reproductores...
Cuando pensaba, mientras cepillaba la madera, en lo distinto de un oficio respecto del otro me acordé de repente de mi amigo Gustavo Luque, exelente director de televisión con quien comparto el hobby de la carpintería. (él mismo se hizo todos los muebles de oficina de su productora!) y mientras recordaba vino a mi mente la imagen de mi mentor en el mundo de la dirección el maestro Rodolfo Hoppe, gran director y gran carpintero (será de él de quien heredé la inclinación por la madera?)
Me resultó curioso que tres directores compartamos el mismo hobby. Ellos dos están en Argentina y yo, aquí en Madrid, pero este recuerdo me los ha acercado. A ambos ¡Muchas gracias!
Para hacer campintería tengo que tener un objetivo, de manera que si alguien necesita que le haga una biblioteca, una mesa ratona o cualquier cosa en madera no tiene más que pedírmelo. Aquí los espero.